lmrvabogados
INICIO
lmrvabogados
UCRANIA
lmrvabogados
DEYCO
lmrvabogados
LOCALIZACIÓN
lmrvabogados
PROFESIONALES
lmrvabogados
OFICINA JURÍDICO ECONÓMICA
lmrvabogados
OFICINA COMERCIAL
lmrvabogados
AUDITORIAS
lmrvabogados
ACCESO CLIENTES
 
Pag. 1 2 3 4 5 6
 
UCRANIA AL DIA
 
ACUERDO DE ASOCIACIÓN ENTRE UCRANIA Y LA UNIÓN EUROPEA

          El Acuerdo de la Asociación entre Ucrania y la Unión Europea es un tratado internacional firmado en 2014 por el cual se establece una asociación política entre ambas partes. El pacto plantea el objetivo de acelerar las relaciones políticas y económicas entre las partes y la gradual integración de Ucrania en el mercado interior de la Unión Europea. Actualmente en proceso de ratificación por parte de los Estados miembros de la Unión Europea, está previsto que el acuerdo entre plenamente en vigor a partir del 1 de enero de 2016.
          En este pacto, llamado oficialmente AA/DCFTA, las partes se comprometieron a cooperar y converger la política, la legislación y la regulación a través de una amplia gama de áreas, incluyendo la igualdad de los derechos de los trabajadores, dar pasos hacia la circulación libre de visado, el intercambio de información y personal en el ámbito de la justicia, la modernización de la infraestructura energética de Ucrania, y el acceso al banco europeo de inversiones. Ambas partes también se comprometieron a sostener cumbres de manera regular, así como a implementar la creación de un Consejo de Asociación a nivel ministerial.
           El acuerdo también compromete a Ucrania a ciertas reformas económicas, judiciales y financieras, con el fin de hacer que sus políticas converjan con las de la Unión Europea (UE). Ucrania también se comprometió a ajustarse de manera gradual a las normas técnicas y de consumo de la UE. Por su parte, la UE acordó proporcionar a Ucrania con el apoyo político y financiero, el acceso a la investigación y al conocimiento, así como el acceso preferente a los mercados de la UE. El acuerdo compromete a ambas partes a promover una convergencia gradual hacia las políticas de la Agencia Europea de Defensa y de seguridad y defensa de la Unión Europea.
           El acuerdo se produjo después de más de dos décadas en las que ambas partes buscaban establecer lazos cercanos la una con la otra. Por un lado, la Unión Europea quiere asegurarse que sus importaciones de gas natural de Ucrania, así como de sus exportaciones hacia ésta no se vean amenazadas por la inestabilidad en la región, además de sostener la creencia de que ésta misma inestabilidad puede ser reducida con el tiempo, a través de una seria de reformas económicas y socio-políticas en Ucrania. Ucrania, por su parte, quiere incrementar sus exportaciones al beneficiarse del libre comercio con la UE, mientras atraen la inversión extranjera deseada; así como el establecimiento de vínculos más estrechos con una entidad socio-política con la que muchos ciudadanos ucranianos sienten una fuerte conexión natural.
           La sección política del tratado fue firmada el 21 de marzo del 2014 después de una serie de eventos que habían estancado su ratificación, los cuales culminaron en una revolución en Ucrania y el derrocamiento del entonces presidente saliente de Ucrania Viktor Yanukovich. Ésta expulsión fue provocada por la negativa de Yanukovich a firmar un acuerdo con la UE - el segundo socio comercial más importante de Ucrania- que en vez de ello, presentó una asociación con la unión aduanera liderada por Rusia como una alternativa.
          El polémico acuerdo, ha sido visto por varios sectores como el detonante de la
crisis en Ucrania de 2013-2015.

Esta información está extraída de  Wikipedia, la enciclopedia libre.

 
UCRANIA APRUEBA SUS PRESUPUESTOS, CONDICIÓN PARA LAS AYUDAS DEL F.M.I.

Ucrania aprueba sus presupuestos, condición para las ayudas del FMI

Las nuevas cuentas contemplan recortes y un gasto para Defensa equivalente al 5% del PIB.
La ministra de Finanzas ucrania, Natalia Yaresko, y el primer ministro, Arseny Yatsenyk, en el Parlamento tras aprobarse el presupuesto, este viernes. / ANDREW KRAVCHENKO (AFP)
Después de un maratoniano debate, la Rada Suprema o Parlamento de Ucrania aprobó este hace unos días la ley de presupuestos del Estado, que era una condición para poder seguir recibiendo la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI). El primer ministro, Arseni Yatseniuk, había advertido que al país le esperaba una "catástrofe" si no se votaba a favor de la ley.
El FMI exigía a Kiev que aprobara un presupuesto de austeridad, que contempla recortar el gasto público, además de tomar medidas contra la corrupción. La ley prevé un déficit del 3,7% del producto interno bruto (PIB), que era lo que el Gobierno había pactado con el FMI.
Más información:
"Comprendo que no son los mejores presupuestos, pero es necesario aprobarlos", dijo Yatseniuk dirigiéndose a los diputados, muchos de los cuales habían manifestado que los rechazarían por considerar que empobrecerán a los ucranios. Al final de unos largos y acalorados debates, los legisladores dieron la luz verde a la ley con 263 votos a favor, de 420.
El documento aprobado contempla una partida de ingresos de 591.100 millones de grivnas (algo más 23.545 millones de euros) y una de gastos de 684.500 millones de grivnas (unos 27.265 millones). Los gastos en defensa y seguridad constituyen un 5% del PIB, como pedían los militares para poder enfrentar, entre otras cosas, el conflicto en el este de Ucrania y la reforma de las Fuerzas Armadas, que en el plazo de cinco años deben completar su transición a las normas que rigen en los países miembros de la OTAN.
La aprobación de la ley de presupuestos significa que Kiev recibirá el siguiente de tramo de 1.700 millones de dólares (unos 1.554 millones de euros) en el marco de un crédito del FMI para sanear la golpeada economía ucrania. Esta inyección monetaria, cuya entrega había sido aplazada en octubre hasta que se aprobara un presupuesto que cumpliera con las exigencias del FMI, abre el camino para obtener otros 3.300 millones de dólares de financiación externa.
El día anterior el Parlamento había aprobado una ley que autoriza al Gobierno a imponer sanciones económicas a Rusia después de que este país suspendiera el acuerdo de libre comercio con Kiev y decretara el embargo de productos alimenticios ucranios. Recientemente, el Consejo de la Federación o Senado ruso había aprobado la ley correspondiente.
Este conflicto económico se desencadenó a raíz de la firma del Acuerdo de Asociación entre Kiev y Bruselas, que según el Kremlin amenaza el mercado ruso. Moscú quería que la Unión Europea y Ucrania firmaran con Rusia un acuerdo vinculante que tuviera en cuenta sus intereses económicos, pero las negociaciones sobre el tema no tuvieron éxito.
Mientras, en el este de Ucrania se realizó un intercambio de 1.200 prisioneros (600 de cada lado) entre los separatistas prorrusos y las fuerzas de Kiev. En la zona está vigente un alto el fuego, pero ambas partes en conflicto han denunciado violaciones esporádicas de la tregua.
 
Noticia extraída del digital El País Internacional. Rodrigo Fernández Moscú 25 dic. 2015.

 
UCRANIA ENTRA EN LA ZONA DE LIBRE COMERCIO EUROPEA

Ucrania entra en la zona de libre comercio europea.
Rusia sigue presionando para evitarlo y anuncia contramedidas sobre Kiev.

Ayer entró en vigor en su totalidad el acuerdo de asociación entre Ucrania y la Unión Europea suscrito en junio de 2014. En realidad, el tratado empezó a funcionar en noviembre de aquel mismo año, pero faltaba aplicar su apartado comercial, que se pospuso hasta ayer en la confianza de que se hubiera podido alcanzar un acuerdo con Rusia que hiciese posible la pertenencia de Ucrania al mismo tiempo a la zona de libre comercio de la UE y la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI).
Sin embargo, tras una veintena de intentos fallidos de negociación para conseguirlo, Moscú advirtió que no permitiría que Kiev se beneficiara de «sentarse simultáneamente en dos sillas» y consideraría incompatible con su espacio económico el ingreso de Ucrania en la zona de libre de comercio europea, lo que se ha producido justo con la llegada del nuevo año.
De esta forma, Moscú ha empezado a tratar a Ucrania como un país extranjero estándar sin ningún tipo de privilegios comerciales, económicos o migratorios. Para ello, aplicará a Ucrania el mismo sistema de aranceles vigente para los países de la UE y también las mismas sanciones agroalimentarias. El Kremlin argumenta que, de no actuar así, el mercado ruso quedaría «inundado» de mercancías europeas que llegarían a Rusia a través de Ucrania.
Este mismo razonamiento ya fue esgrimido por Moscú en el otoño de 2013, cuando el entonces presidente ucraniano, Víctor Yanukóvich, se disponía a firmar con la Unión Europea el acuerdo de asociación que fue estrenado ayer. Tales coqueteos con Bruselas se produjeron debido a que Yanukóvich no lograba conseguir de Moscú una rebaja en el precio del gas.

Presiones de Putin con el gas.
Pero a causa de las enormes presiones que ejerció el presidente ruso, Vladímir Putin, sobre su colega ucraniano y a que le prometió un importante descuento en la factura del gas, que se concretó semanas después, Yanukóvich optó por renunciar a aquel acuerdo con Europa. Esta polémica decisión del presidente ucraniano provocó el inicio de la protesta del Maidán, la céntrica plaza de Kiev en donde se concentró la multitud.
La revuelta terminó en febrero de 2014 con la fuga de Yanukóvich. Después vino la anexión de Crimea por parte de Rusia y su decidida ayuda, con armas, hombres, víveres y medios financieros, a la rebelión separatista en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk.
En Moscú nunca ocultaron que la intención era haber creado Novoróssia, un nuevo estado disgregado de Ucrania, que hubiera abarcado toda su parte este y sur, llegando hasta la región separatista moldava de Transdniester. Sin embargo, la intentona quedó circunscrita solamente a Donetsk y Lugansk con el problema añadido de que Rusia lo está pagando con sanciones y aislamiento.
Por su parte Kiev, también aplicará restricciones y aranceles a las exportaciones rusas y sanciones económicas, políticas y de ámbito cultural. Ucrania contempla también subir las tarifas de tránsito a través de sus tuberías del gas ruso con destino a Europa.
 
Extracto de la noticia aparecida en el digital ABC Internacional. RAFA MAÑUECO. Corresponsal en Moscú - 02/01/2016
 

 
Pag. 1 2 3 4 5 6